Movimiento del grupo lumbosacro

Movimiento del grupo lumbosacro

 

Movimiento del grupo lumbosacro

 

Es importante pensar que el cuerpo humano trabaja como un conjunto, tanto desde lo nervioso, óseo, vascular y de órganos como también de lo muscular. Si bien anteriormente ya hablamos de ejercicios pilates para el trabajo lumbar, que tonificaban nuestra área lumbar y la fortalecían notoriamente, también hablamos de la importancia de la cadera y todo el conjunto muscular que de ella se desprende, como es importante para el desarrollo móvil cotidiano de cada día y cómo influye en la postura adecuada..

Ahora, haremos hincapié en el conjunto que forman estas dos zonas, que ya las sabemos tratar por separado, pero tendríamos que aprender a fortalecerlas en conjunto. La idea sería poder ayudar en base a estos movimientos a la tonificación tanto de la musculatura lumbar y sacra como a los cuádriceps, aductores, femorales y glúteos. 

El ejercicio pilates consiste en realizar movimientos intensos  e ininterrumpidos. La posición inicial del sujeto es boca arriba, con los brazos a los lados del cuerpo, palma de la mano posada sobre la colchoneta, hombros en posición neutra. Cabeza apoyada en un almohadón. La cadera en flexión de 45 grados y las rodillas en flexión de un poco más de 90 grados.

El ejercicio pilates a realizar es elevar la cadera hacia el techo, sin despegar manos ni plantas del pie del suelo. Con una fuerte y prolongada contracción lumbar y glútea, permanecemos en esta posición durante 2 segundos no más, y retomamos la posición inicial suavemente.

Es importante que tengas en cuenta que este ejercicio que estamos realizando no debe ser de intensas repeticiones, ya que no es lo mismo fatigar un musculo del hombro, que fatigar un musculo de la cadera.

Estos músculos lumbosacros, son indispensables para el mantenimiento de la postura adecuada, por ende, sería grave producir un dolor en esta área por un exceso de ejercicio.

img barcelonadivina.com