Ejercicios pilates para fortalecimiento abdominal

Ejercicios pilates para fortalecimiento abdominal

Ejercicios pilates para fortalecimiento abdominal

 

Es muy común en estos días escuchar la queja contaste de la gente sobre su condición abdominal. Seguramente más de una vez habrán pensado o habrán escuchado que la dieta no alcanza para bajar esos kilos que tenemos de más y que generan ese exceso de adiposidad en nuestro abdomen.

La realidad es que lo ideal sería poder acompañar una buena dieta con ejercicios diarios que permitan tornar la figura que tenemos en una figura deseada. Probablemente el abdomen sea una de las zonas que presentan mayor cantidad de conflicto en el momento de pretender tonificarla.

La solución, como ya lo dijimos, es poder combinar lo más saludable para el cuerpo. Para tonificar la zona abdominal, lo ideal sería hacer ejercicios tanto por la mañana como por la tarde.

Básicamente el abdomen a nivel de trabajo se divide en 4.

1) Zona inferior

2) Zona Superior

3) Zona oblicua lateral izquierda

4) Zona oblicua lateral derecha.

 

Para trabajar la zona superior, debemos acostarnos boca arriba, con las palmas de las manos sobre nuestra nuca, flexión de cadera y rodillas. Las plantas delos pies fijas en el piso, es importante que estas no se muevan cuando realizamos el ejercicio. Entonces procedemos a exhalar y antes de elevar nuestro tronco, producimos una contracción de todos los músculos del periné y abdominales, subimos, esperamos 2 segundos y descendemos. Este ejercicio se puede repetir hasta 10 veces en 4 series.

Para trabajar las zonas oblicuas, la posición es igual a la anterior, nada más que en vez de elevar todo el tronco, tratamos de llevar la oreja izquierda a la rodilla derecha. Esto hará que los músculos de la zona abdominal oblicua se vean forzados a trabajar. Por último, para trabajar la zona de abdominales inferiores, es necesario acostarse boca arriba, manos debajo de la cola, piernas extendidas y procedemos a efectuar una flexión de cadera con flexión de rodilla, cuando la cadera llegue a un ángulo de 90 grados, procedemos a estirar las rodillas hasta el techo, luego haremos el movimiento opuesto para volver a la posición inicial.

Es importante que en ningún momento las piernas toquen el piso, para que el trabajo se más intenso y el resultado sea más grato.

img enfemenino.net